Polonia, paraíso cristalino

Polonia reabrió sus fronteras hace un par de semanas y este domingo 28 de junio llevará adelante las elecciones presidenciales. Como en la novela “Nosotros”, lxs ciudadanxs vivieron la censura y la represión estatal mientras el gobierno utilizaba la pandemia de Covid-19 para asegurar la reelección. Desde la ciudad de Poznań, Katarzyna reseña las acciones culturales en el marco de la cuarentena polaca con el deseo de liberarse del paraíso cristalino que amenaza con perpetuarse en su país.

dulce y melancólico

Estefanía Santiago vive en Madrid desde hace ya un par de años y las canciones son sus puentes. Días atrás recibió unos alfajores caseros que otra migrante argentina le hizo llegar como abrazo. Ella vuelve una y otra vez a su playlist de artistas sudacas para desmembrar algo y contarnos el día a día de la cuarentena desde algún lugar de la capital española.

aturdidxs por el sacudón

Mariano está estudiando en Lausana, Suiza. Confinado como todes, mientras toma unos mates, se conecta a una reunión en zoom, manda un par de whatsapps y escribe este manuscrito hipermediático: un llamado a reflexionar sobre la sociabilidad en tiempos de Covid19 y el curso de nuestras vidas conectadas a propósito de este régimen de excepcionalidad.

una epidemia sin suciedad

Lu se mudó, sacó cosas de cajas y, de un momento a otro, descubrió que su departamento se había convertido en la caja de la que ya no podría salir. Le pedimos que nos contara un poco qué pelis se hace mientras scrollea memes y se pone el traje de astronauta para ir al super. ¿Nace otro diario de cuarentena?

si este piiip fuese una piedra

María está afilando una piedra. Es la punta de lanza de un pensamiento sobre el encierro que escarba en estos días extraños y se niega a pronunciar el sonido monocorde de las palabras viralizadas por el imperativo del #quedateencasa. En el lugar de ese piiip, desenvaina una reflexión chonga sobre el 7M y un deseo fuerte de apedrear las formas que hostigan a las existencias desviadas de la norma hetero-cis.

lo opuesto a estar en guerra

En nuestro país, una mujer fue asesinada cada 12 horas durante los primeros días de marzo y hubo 9 travesticidios en lo que va del año. En ese contexto, Emilia se sumó al Paro de Mujeres y a la movilización del 9M en Bahía Blanca. Entre cantos, abrazos y glitter, ella nos cuenta cómo se siente estar todas juntas.

paraíso sudaca

Ciudad de La Plata, avenida 44 entre 20 y 21: una pileta en la vereda en plena noche de verano. Entre la gente veo a una chica que se descalza para mojarse los pies con el agua que queda mientras se vacía. Es la China, que me cuenta que un rato antes había llegado control urbano exigiendo que la desarmaran a pedido de unes vecines. Charlamos un poco sobre Súbita, un espacio nuevo en el circuito platense y sobre “Paraíso Fi$cal”, una muestra colectiva organizada por Juan Simonovich que abre las puertas a un edén pagano, de ojotas y pelopincho.

¿quién decide sobre nuestros emojis?

¿Salen esos matienzos? ¿Hacemos una manifestación con emojis? ¿A quién le pido el emoji de chipá? Me encontré con Nechu Eliçabe en la góndola de la yerba mate del chino. Me contó que estaba en una: en la militancia del emoji, cebada con la idea de sacar un videoclip para spamear ese reclamo 2.0. Con un pack de Playadito bajo el brazo, le pedí si se podía explayar un poco más <3

surcos, pliegues y poros cutáneos

En el marco del ciclo “Septiembre deviene Rojo”, en la sala Quinto Deva, el colectivo artístico Irreal Academia presentó “Toborochi”, una obra de danza con abordaje performático. Ximena se acercó, y con lo visto, escuchado, sentido, pensado y preguntado se bailó este texto que nos hace llegar desde Córdoba.

los pulpos están ahí

En el museo MAR acecha un pulpo. Esa mole –resultado de dudosas políticas culturales de la provincia de Buenos Aires y aprovechada oportunamente como plataforma de visibilidad gestión tras gestión– alberga en estos días una muestra de la profusa producción artística bonaerense, nacida al calor de las iniciativas independientes y autogestionadas que pueblan la región. La exposición es el resultado de una convocatoria pública a espacios y galerías de arte llevada adelante por La Dirección de Industrias Creativas de la Provincia y museo MAR desde la Plataforma Casas Conexas, con la curaduría de Eva Grinstein y Guillermina Mongan. Juan Cruz se calzó las alpargatas y, cual naturalista, se dio a la tarea de identificar las huellas de las especies presentes en la sala. “Brazos de pulpo” se puede visitar hasta el 17 de noviembre en este museo de Mar del Plata.