el derrumbe que nos rodea

Hace varias noches que me cuesta dormir. Me enganché con Nuestra parte de noche, un novelón re oscuro de Mariana Enríquez, y ando soñando cosas raras. Se lo comenté a Mari y me dijo que ella estaba igual, pero porque no podía parar de pensar en las pinturas de Amanda Tejo Viviani. Hace unos días sacó turno, fue a la muestra en NN y quedó prendida de ese mundo febril hecho de noche, perros, velas, ojos, espejos y rojo sangre. Me pareció que tenía que exorcizar algunos demonios así que le propuse que se pusiera a escribir. Con un aullido me respondió que sí y en una madrugada me llegó este texto y unas fotos.

un satélite espacial

Diana camina por una ciudad distópica de peli de los 80 para llegar a la galería NN donde se inauguraron tres muestras en simultáneo. Allí se detuvo en La noche artificial, una muestra de trabajos de Alfredo Azcona curada por Inés Eliçabe. Con su mirada afectiva nos cuenta sobre la muestra y las fundamentaciones y elecciones temáticas del artista.